Conmemora UAS 51 años del fatídico 2 de octubre

Culiacán, Sinaloa | La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), a través de los moradores de las casas del estudiante y de las autoridades universitarias, conmemoró el 51 aniversario del movimiento del 68 con una marcha por las principales calles de la capital del estado y con un evento donde se recordaron los hechos lamentables que ocurrieron aquel 2 de octubre.

Con diversas consignas expresadas en lonas y carteles, así como gritos de “2 de octubre no se olvida”, el contingente de jóvenes de las siete casas del estudiante que la Universidad tiene en este municipio, partieron muy temprano de la explanada del Edificio Central para recorrer el centro de la ciudad y culminar en el mismo punto, donde los recibió el Rector, doctor Juan Eulogio Guerra Liera y demás autoridades universitarias.

Hoy una vez más los universitarios nos damos cita en el Edificio Central para recordar a 51 años una gesta que avergüenza a nuestro país: un puñado de jóvenes como ustedes salen a la calle a reivindicar sus derechos, a exigir mejores condiciones y a vivir en libertad; la respuesta brutal fue la represión del Estado, un presidente preocupado por organizar los Juegos Olímpicos (…) no le importó llenar la Plaza de Tlatelolco de la sangre de los jóvenes (…) hoy México recuerda a Gustavo Díaz Ordaz como un presidente represor, como un presidente que intentó asesinar la inteligencia representada por los jóvenes de nuestro país”, recordó el Rector.

El dirigente universitario también se refirió a los eventos de Ayotzinapa donde nuevamente jóvenes estudiantes fueron reprimidos y desaparecidos.

El 2 de octubre no se olvida, pero como un recordatorio de lo que no debe hacerse, con el afán de que las ideas dejen de discutirse y la voz de los jóvenes se debe escuchar, hoy la Universidad Autónoma de Sinaloa recuerda, a 51 años de distancia, cómo un grupo de granaderos, de halcones, de guardias blancas salieron a asesinar a esos jóvenes, a gente del pueblo, padres de familia, obreros y campesinos que se sumaron a esa protesta”, lamentó Guerra Liera.

Desde los arcos del portal principal del emblemático edificio Rosalino señaló que se habla oficialmente de una cifra de cerca de 30 asesinados en aquella fecha, pero es una cantidad conservadora porque se dice que fueron entre 700 a mil jóvenes desaparecidos, que fueron subidos como “kilos de carne” a 70 camiones para vejarlos, cremarlos, enterrarlos y desaparecerlos.

“Pero hoy la historia los rescata, no ha podido desaparecerlos de la conciencia del pueblo de México; vivan los jóvenes estudiantes del 2 de octubre, viva la juventud de nuestro país, exijamos libertad y condiciones para un mejor estudio en nuestra patria, 2 de octubre no se olvida, 2 de octubre no se olvida”, fueron las arengas que el Rector expresó y también manifestó vivas por la autonomía universitaria, por la Universidad, las casas del estudiante y la libertad.

Luego del breve mitin el Rector recibió a los moradores de las casas del estudiante en la Sala Universitaria “Dr. Jaime Labastida Ochoa”, donde los exhortó a no tomar este día como una fecha protocolaria, los conminó a que se documenten sobre la verdad de los hechos ocurridos en 1968 con la juventud y la verdad que asume el mundo sobre esos acontecimientos.

También se proyectó un video para mostrar cómo a 51 años las condiciones en que estudian la juventud son mucho mejores y en el caso de la UAS se aplica un política de responsabilidad social que permite a los hijos de las familias sinaloenses y de 17 estados de la República de más escasos recursos poder culminar una carrera, principalmente a través de los servicios que ofrecen sus Casas del Estudiante.

 

La casa del estudiante es el espacio de los sueños de los jóvenes que vienen de otros estados, que vienen de un origen humilde pero en el aspecto económico limitados para poder seguir con sus estudios encuentran en la Universidad Autónoma de Sinaloa la posibilidad de realizarlos”, externó el Rector.

 

Como ejemplo de lo que representa el apoyo que se brinda en estas casas citó a funcionarios de la Universidad que fueron moradores de ellas ya que provenían de estados como Nayarit, Guanajuato y otros lugares, y precisó que la UAS tiene 18 casas en todo el estado con cerca de mil 800 jóvenes, entre mujeres y hombres.

Por su parte el director de las Casas del Estudiante, Ricardo Chávez Cabrales se refirió al 2 de octubre del 68 como un hecho que marcó la historia de nuestro país y a 51 años se recuerda honrando la memoria de los caídos y saliendo a las calles para mandar el mensaje de que la UAS y los moradores de las casas del estudiante tienen memoria histórica y que la educación de calidad debe ser para todos.

En representación de las casas femeniles, habló la alumna de Psicología, Anaís Guadalupe Quintero Arce, y el alumno pasante de la Facultad de Medicina, Fernando Gutiérrez, de las casas varoniles, para agradecer todo el apoyo que la institución les brinda a estos espacios que para ellos se vuelven indispensables para alcanzar sus sueños, sobre todo en una universidad que les permite ejercer a plenitud sus libertades.