Trillarán el maíz y temen abusos en bodegas Desde el Congreso urgen a Profeco a revisar básculas

Culiacán, Sinaloa | El Congreso del Estado aprobó una propuesta de punto de acuerdo para que la Profeco revise básculas en bodegas receptoras de maíz y aplique la norma para evitar descuentos abusivos a productores.

Este planteamiento fue presentado por el diputado priísta Faustino Hernández Álvarez.

La 63 Legislatura solicitó al Procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla, que en la próxima cosecha de maíz blanco, que está en puerta en Sinaloa, se disponga lo necesario para la aplicación del Programa de Verificación de las Básculas de Largo Alcance.

 

Se trata de la Norma Oficial Mexicana NMX-FF-119SCFI, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 8 de mayo del 2015 y establece los criterios para los medidores digitales y métodos de referencia sobre el contenido de humedad en los granos de maíz entero y molido que se comercializa en territorio nacional.

Lo que buscan, enfatizó Hernández Álvarez, es seguridad en el pesaje de la cosecha de maíz, que no se robe a los que menos tienen y todo se haga de una manera transparente.

Que se castigue y el gobierno aplique la ley a todos aquellos que no cumplan cabalmente con lo aquí pronunciado”, mencionó el presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos del Congreso del Estado.

 

Para saber

El diputado refirió que, durante los últimos meses, el campesinado ha venido luchando para defender la actividad agrícola.

Recordó que el 10 de abril, en una reunión celebrada en la Ciudad de México, entre Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y organizaciones de productores de Sinaloa, se acordó una actualización en el ingreso objetivo para la cosecha de maíz.

  • Se fijó un precio de 4 mil 150 pesos por tonelada de maíz, lo que da certidumbre a los productores, al garantizarse un precio mínimo para comercializar las cosechas.
  • En unas semanas iniciarán las trillas de maíz y en Sinaloa se espera una cosecha cercana a los 6 millones de toneladas, de ahí el llamado de revisión de las básculas de las bodegas a la Procuraduría Federal del Consumidor.